domingo, 12 de abril de 2009

LA SABIDURÍA DE LA ABUELA



Las buenas personas se dividen en tres clases:
Las que aman con todas sus fuerzas, las que alguna vez amaron con todas sus fuerzas, y las que sienten el gran vacío de nunca haber amado con todas sus fuerzas.

5 comentarios:

Ludmila Dominguez dijo...

Simpatiquísima la imagen!si bien da a entender lo mismo que la anterior..de una manera mas tierna y blanda..y sin oponer resistencia a la inercia!mas bien jugueteando con ella jaja!!
Muy sabias palabras..Me da la impresión de que quizás el corazón del hombre es en sí bueno, pero el anhelo del amor y el vacío de su ausencia lo vuelve frío y duro con el tiempo..
Un fuerte abrazo Orlando!!!

Orlando Romano dijo...

Hola Ludmi, acabo de ver tu blog y disfrutar con tu última creación: deliciosa. Gracias por pasarte por aqui. No me halagues tanto que al final te creeré jajaja, abrazzzooo

Antonio Serrano Cueto dijo...

Acabo de saber por "La nave de los locos" que has quedado finalista del concurso Márgenes. Enhorabuena. Allí te dejé dichas otras palabras de elogio. Un abrazo.

Mariángeles dijo...

Me ha gustado muchísimo este texto. Como dice Rosa Montero "la sencillez es un logro de la madurez..." y no precisamente la cronológica, diría yo. Cariños, Mariángeles

Fak dijo...

Creo que el hecho de haber amado justifica la vida.
Un saludo, ahora estoy leyendo lo viejo.